Artículo Relevante en la Newsletter de la Fundación Española del Corazón

Se recomienda el artículo del Dr. Zigor Madaria, donde se realiza una disertación minuciosa sobre la transformación del cuerpo durante y al finalizar el ejercicio físico.

Se van a extraer una serie de puntos que se consideran ilustrativos.

Fundación Española del Corazón

Fundación Española del Corazón

En este sentido, la práctica de ejercicio física mejora el nivel de alerta y la predisposición para actuar. Se libera adrenalina y noradrenalina, así como la participación de mediadores químicos como el cortisol, la testosterona, y la hormona del crecimiento, entre otros.

Con la práctica de ejercicio físico:

  • A nivel respiratorio, la ventilación aumenta progresivamente, permitiendo extraer del aire más oxígeno para los músculos que están trabajando y eliminar el exceso de CO2. Las arterias de los distintos órganos se contraen o relajan para aumentar la cantidad de sangre y oxígeno musculares sin perjudicar el flujo cerebral y coronario. De forma general, se dilatan las arterias de los músculos que desarrollan el trabajo y se contraen las de los músculos que están en reposo, las del aparato digestivo, los riñones y la piel. El resultado es una disminución de la resistencia en la circulación arterial.
  • A nivel cardíaco, aumentan tanto la fuerza con la que se contrae el corazón como la frecuencia cardíaca. El aumento de la fuerza de contracción se traduce en un aumento de la cantidad de sangre que se bombea con cada latido. Y esto unido al aumento de la frecuencia cardiaca sirve para aumentar el volumen de sangre que circula por el organismo.