¿Cuánta agua es demasiado?

Saber cómo equilibrar la ingesta de agua y tomar suficientes líquidos, sin excederse, es la clave para mantener una salud y un bienestar óptimos en las mujeres.

Sabes que necesitas beber agua todos los días para mantenerte saludable.

Pero, ¿cuánta agua es demasiada y qué puede hacer para evitar la sobrecarga de agua y los problemas médicos asociados a ella?

Conocer más sobre algunas pautas sencillas puede ayudarte a tomar las decisiones correctas a la hora de determinar tu ingesta diaria de agua.

¿Qué es la toxicidad del agua?

La toxicidad del agua, o envenenamiento del agua, puede ocurrir si bebes demasiada agua.

Aunque es poco frecuente, esta condición puede ser peligrosa si no se consumen suficientes electrolitos, especialmente sodio, para equilibrar un alto consumo de agua.

Aunque beber agua es esencial para evitar la deshidratación y los efectos negativos para la salud asociados a ella, la sobrecarga puede ser más peligrosa de lo que se piensa.

NetSportG te ayuda a practicar tu deporte favorito con tu entrenador personal

¿Cuánta agua es demasiada?

Cada persona es diferente, ya que la cantidad de agua que se puede perder a través del sudor y otras funciones del cuerpo varía de una persona a otra.

Las investigaciones demuestran que consumir 2 cuartos de galón (8 tazas) de agua por hora parece ser peligroso, pero depende de tu tamaño, de la cantidad de agua que tus riñones pueden eliminar de tu cuerpo y de la eficiencia de ese proceso.

Lo importante es asegurarse de consumir sodio u otros electrolitos si se consume una gran cantidad de agua en un período de tiempo corto, y estar atento a los signos de toxicidad en el agua además de la deshidratación.

Cuánta agua es demasiado

Cuánta agua es demasiado

¿Cuáles son los síntomas de la toxicidad en el agua?

Si has estado bebiendo mucha agua en un corto período de tiempo, estate atento a los siguientes síntomas de toxicidad en el agua.

Si los experimentas, es probable que estés bebiendo demasiada agua.

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolores de cabeza
  • Calambres musculares
  • Debilidad muscular
  • Visión doble
  • Aumentos en la presión sanguínea
  • Cansancio
  • Confusión
  • Problemas de respiración
  • Mal funcionamiento sensorial

En los casos graves de sobrecarga de agua, también se pueden producir daños cerebrales, convulsiones o incluso coma.

Beber demasiada agua sin suficiente sodio puede aumentar la presión dentro de su cráneo, lo cual es un factor de riesgo para muchos de los signos y síntomas anteriores.

Aunque es raro, la toxicidad del agua puede ser incluso fatal en algunos casos.

Si experimenta síntomas graves de toxicidad en el agua, como confusión, problemas de visión, dificultad para respirar, convulsiones o vómitos, consuma una bebida electrolítica o coma un refrigerio salado y busque atención médica de inmediato.

Cuanto antes equilibre los líquidos con los electrolitos, mayores serán sus posibilidades de evitar problemas médicos graves.

¿Cuánta agua debo beber?

La cantidad de agua que debe beber diariamente depende de su tamaño, nivel de actividad, composición corporal y la cantidad de líquidos que su cuerpo pierde diariamente a causa de la sudoración.

Como regla, las mujeres necesitan un poco más de 11 tazas de líquidos al día para mantener el funcionamiento óptimo del cuerpo y evitar los efectos secundarios no deseados asociados con la deshidratación.

Es posible que necesite más o menos que esto, ya que cada mujer es diferente.

Para asegurarse de que está ingiriendo suficientes líquidos diariamente, asegúrese de que su orina sea de color amarillo claro o claro, no amarillo oscuro o marrón, lo que puede indicar deshidratación.

Según la Clínica Cleveland, es normal orinar de seis a ocho veces en un período de 24 horas.

Esto es sólo una guía, pero si orinas mucho menos o mucho más que esto, podrías estar recibiendo muy poco o demasiado líquido.

Además, pésese antes y después de hacer ejercicio. Si has perdido peso durante el ejercicio, es probable que estés deshidratado.

La próxima vez que complete una sesión de sudor extenuante o de larga duración, lleve un registro de su ingesta de líquidos.

Considere las siguientes pautas de hidratación:

  • 2 horas antes del ejercicio: beba unas 17-20 onzas de agua (2-2,5 tazas)
  • Cada 10-20 minutos durante el ejercicio: beba unas 7-10 onzas de agua (alrededor de 1 taza)
  • Después del ejercicio: beba unas 16-24 onzas de agua por cada libra de peso corporal perdido debido a la sudoración (unas 2-3 tazas)

Seguir estas pautas generales puede ayudarle a evitar la deshidratación y los desagradables síntomas asociados a ella.

¿Cuáles son los signos de la deshidratación?

Si tiene sed, es probable que ya esté deshidratado.

Esté atento a algunos de los siguientes signos que indican que está bebiendo muy poca agua:

  • Tener sed
  • Piel pegajosa
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Náuseas
  • Un elevado ritmo cardíaco
  • Boca seca
  • La falta de aliento
  • Calambres musculares
  • Fatiga

La deshidratación grave es un problema médico serio y puede aumentar el riesgo de agotamiento por calor o insolación.

También puede experimentar una descomposición muscular como resultado de la deshidratación.

En el caso de la deshidratación grave, puede requerir atención médica para reducir el riesgo de problemas graves.

La deshidratación puede ser tan peligrosa como beber demasiada agua durante los entrenamientos.

Lleve siempre agua consigo cuando pase tiempo al aire libre en el calor, especialmente durante los entrenamientos, y tome una bebida de electrolitos o un refrigerio también durante los entrenamientos de resistencia que duren más de 60 minutos.

NetSportG la aplicación para entrenadores