El ejercicio físico como medida de prevención de enfermedades cardiovasculares

Se van a realizar una serie de apreciaciones confirmadas por estudios, pero siempre es necesario consultar a su médico la adecuación del ejercicio físico a su situación particular.

Siguiendo la línea marcada por D. Javier Miñano Espín y Don Rafael Nogués Martínez, la Organización Médica Colegial de España ha señalado lo siguiente:

“El ejercicio físico ha demostrado, con evidencia científica incontrovertible, ser una herramienta de primer orden tanto en la prevención como en el tratamiento de un número creciente de enfermedades crónicas”

Pues bien, el Dr. Leandro Plaza, Presidente de la Fundación Española del Corazón considera que

es esencial realizar deporte a diario y adaptar nuestro cuerpo a la práctica habitual de ejercicio para aumentar su capacidad. A menudo, parece que la actividad deportiva solo se puede hacer de manera especializada y a una hora en concreto en un gimnasio, pero no es así. Lo importante es adquirir hábitos de vida como ir andando al trabajo o subir andando las escaleras, por ejemplo. De hecho, caminar es el ejercicio más fácil y un hábito que se puede repetir cada día”.

Con la práctica de ejercicio físico se mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos al evitar que se acumulen en ellos las llamadas grasas “malas” como el colesterol y los triglicéridos. En este sentido la Universidad de Jaén hizo públicos los resultados de una tesis realizada por la profesora de enfermería de la Universidad, Doña María del Carmen Jiménez, y que incluía que la práctica de ejercicio disminuía el colesterol LDL.

El ejercicio físico como medida de prevención de enfermedades cardiovasculares

El ejercicio físico como medida de prevención de enfermedades cardiovasculares

Asimismo, la práctica regular de ejercicio y deporte consigue bajar la cifra de presión arterial. El ejercicio realizado de forma regular es eficaz para todas las edades en la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial.

La regularidad de la práctica deportiva incentiva a aumentar su frecuencia, la misma naturaleza del ser humano por la competencia, eleva la autoestima del deportista por querer asumir siempre nuevos retos.

Otra evidencia es, tal como señaló la Dra. Almudena Castro, coordinadora de la Unidad de Rehabilitación Cardíaca del Hospital La Paz, en Madrid,

“si se controlan los factores de riesgo, se podrían evitar hasta el 80% de los casos. El mejor abordaje terapéutico del ictus sigue siendo la prevención”.

Prevención de derrame cerebral

Otro estudio llevado a cabo por investigadores suecos, publicado en la revista Stroke demostró que la práctica regular de ejercicio físico era una buena estrategia para la prevención de un derrame cerebral.

Por último y en esta línea, señalar que la actividad física también tiene un papel determinante en la prevención de la diabetes de tipo 2; así como ayuda a reducir casi el 60% del riesgo de que aparezca diabetes en individuos que presentan una intolerancia a la glucosa.