Javi, me gustaría que me preparases para la próxima maratón… ¿influyen mucho las zapatillas?

Ha surgido una nueva polémica en el mundo del atletismo. Eliud Kipchoge redujo las dos horas de maratón gracias a las zapatillas Vaporfly.
El núcleo del asunto reside en la combinación de la espuma y las placas de carbono, asegurando un tono muscular más fresco para los minutos finales de la competición.
Charlie Munger, uno de los dueños de Brooks, dijo:

“no tener una zapatilla con placa de carbono actualmente es como ser cojo e ir a un torneo de patadas en el trasero. Si quieres competir, más vale que vayas bien equipado o te van a sacar ventaja”.

 

en una maratón influyen las zapatillas

en una maratón influyen las zapatillas

En octubre, en el INEOS CHALLENGE, en Viena, Kipchoge corrió la maratón en 1.59:40 por primera vez debajo de las dos horas, utilizando un último modelo con casi un 20% más de espuma, tres placas de carbono y cuatro burbujas de aire incrustadas. Se señala que la barrera que superó el maratoniano keniano fue más un éxito de la evolución tecnológica que de la esencia humana y piden que se prohíban unas zapatillas que distorsionan el atletismo. La federación internacional (en adelante, “IAAF”) no toma partida, centrada principalmente en la búsqueda de un equilibrio que no cierre la puerta a la tecnología y que, permitiendo a atletas normales conseguir marcas extranormales, no desvirtúe el valor humano del maratón.

Maratón runner

Maratón runner

¿Que dice la normativa al respecto?

La normativa ahora exige que para competir con determinadas zapatillas deben llevar al menos cuatro meses a la venta, lo cual en algunos casos se pone al corredor en el entresijo de si elegir contrato publicitario o zapatillas con ventajas.
Expertos como Fran Rico, de Sportlife, estableció que:

“ha llegado al mundo del running este doping tecnológico que ha traído consigo una lluvia de récords y marcas personales que tienen mucho del atleta, pero también una parte del ingeniero”.

Algunos recurren a la picaresca, como el belga Koen Naert, que modificó sus New Balance con unas suelas Vaporfly para ganar el campeonato de Europa de maratón en 2018. Otros esperan que sus marcas se pongan a la altura del gigante de Oregón con nuevos modelos tan ligeros, mullidos y muelles.
El reglamento de la IAAF señala que todos los calzados son legales siempre que estén al alcance de todos y que no ofrezcan ventajas ni ayudas calificadas de injustas. La Federación internacional ha puesto límites a la altura de las zapatillas y a la disposición y número de placas de su interior.
Lo cierto es que casi todas las marcas importantes, entre ellas Brooks, se están esforzando con el uso de este tipo de placas como uno de los pilares en la construcción de las zapatillas de competición, las cuales han desarrollado las Brooks Hyperion Elite.
Veremos de aquí en adelante cómo se desarrolla este nuevo concepto de las conocidas como “zapatillas mágicas”, puesto que la polémica está servida.