Mens sana in corpore sano

Esta frase se le atribuye a Décimo Junio Juvenal, autor romano, entendiendo mente y cuerpo como dos fuerzas complementarias e indisociables. Realmente el autor se refirió en su momento a:

“orar a los dioses para que nos concedan una mente sana en un cuerpo sano”

Se estaba refiriendo al equilibrio, algo que Newton ya se refirió estableciendo que cuando el cuerpo está en equilibrio la resultante de todas las fuerzas que actúan sobre él es cero.

El autor José Ramón Gómez Cabezas señala que

“el equilibrio es la base de un buen ejercicio físico, pero también de una buena vida”.

En este sentido, el ejercicio habitual junto con una dieta sana ayuda a estar en buen peso, despejar la mente y llenar de energía para afrontar el día.

Mens sana in corpore sano

Mens sana in corpore sano

El ejercicio físico genera neurotransmisores químicos que a medio y largo plazo aportan satisfacción, autoestima, y bienestar. Tal como se estableció en una entrada anterior, los psiquiatras suelen recomendar a sus pacientes con trastornos depresivos que anden, se muevan.

El ejercicio físico y la retentiva

Estudios científicos de la universidad de Frankfurt han relacionado el ejercicio físico y la retentiva. Las conclusiones de estos fueron que el ejercicio suave mejora los resultados en la memoria.

Concluyendo, esa mens sana o fortaleza mental, tal como señala D. José Ramón Gómez Cabezas, estará constituida sobre los pilares de la autoestima y tiene como destino la autoconfianza. El motor será el deporte y las herramientas: el lenguaje y el pensamiento.