¿Nunca has querido llevar a tu cuerpo a un punto físico que ni imaginabas?

Mejor lo intenso que lo extenso. La perfección no consiste en la cantidad sino en la calidad – Baltasar Gracián.

Decía Aristóteles que

“sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio”.

Desarrollar tu potencia física, sacar al atleta que hay en ti es un fuerzo que merece la pena.

Como se ha comentado en entradas de blog anteriores, el ejercicio físico genera endorfinas, que son “drogas naturales” que ayudan a la generación de placer. ¡Cambia incluso el estado de ánimo!

Para ello es preciso salir de la zona de confort.

Para ello es preciso llevar a cabo una RUTINA, al principio es duro, pero el ser humano es un animal de costumbres.

Deja atrás las frases:

  • «Con el lío que tengo, ¿de dónde saco un rato?»
  • «Hoy no me da tiempo, lo hago mañana…»
  • «Por mucho que entrene no voy a conseguir ponerme a tono…»
  • «No tengo a nadie con quien hacer deporte»

    Nunca has querido llevar a tu cuerpo a un punto físico que ni imaginabas

    Nunca has querido llevar a tu cuerpo a un punto físico que ni imaginabas

Hay una frase de un coach muy conocido que siempre dice: ¡¡¡¡¡si puedes vivir una vida de 8 no te conformes con una vida de 6!!!!!

Una actriz muy famosa (Elsa Pataky& Fernando Sartorius en el Libro: Intensidad Max) señalaba que

“en la vida todos pasamos altibajos, momentos llenos de energía, pero otros en los que te quedas sin fuerzas ni ánimo, pero la descarga de adrenalina y endorfinas que produce hacer deporte te va a ayudar a relajarte, a desconectar, a sentirte mejor… y de paso, estarán ayudando a tu cuerpo y espíritu”.

Y para alcanzar ese objetivo que visualizas debes tener: PACIENCIA Y PERSERVERANCIA.

Vale, me gustaría llegar a ese punto… ¿pero ¿cómo lo consigo? Las tablas de ejercicios que busco por internet o que me dicen mis amigos no me ayudan.

Es la típica pregunta. Al menos al inicio se recomienda tener un entrenador personal al lado, es decir, una persona que adapte los diferentes programas físicos a tu constitución física y al objetivo que quieras alcanzar. El hecho de tener un compañero/a, amigo/a que mida y pese lo mismo que tú no implica que los dos tengáis que hacer los mismos ejercicios para alcanzar el mismo objetivo. Hay muchas variantes que no se tienen en cuenta y cuentan.

El entrenador D. Fernando Sartorius habla de un tema muy interesante, y es que:

“cuando haces ejercicio a intensidades elevadas le estás mandando un mensaje claro al cuerpo. Le dices que cambie, que mejore, que se haga más fuerte, y es cuando empieza la rehabilitación metabólica y la optimización de las infraestructuras internas”.

Por el hecho de hacer ejercicio 4 horas al día los mismos ejercicios no te vas a poner en forma, que puede que sí, pero en términos generales NO. Principalmente porque llega un momento que el cuerpo se adecúa a esos ejercicios y no se le exige más.

Es por ello por lo que es recomendable, de manera subjetiva, la contratación de un entrenador personal con las siguientes ventajas:

  • Se convierte al final en alguien con quien charlar y desahogarte
  • Cuando tienes pendiente de ti a alguien no puedes encontrar excusa, te exigirá el máximo
  • Te va a PERSONALIZAR tu tabla de ejercicios de acuerdo con tus condiciones, ni mejores ni peores que las de al lado

Este entrenador hace una comparación muy gráfica:

“No pasas de un cuerpo Vespino a uno Ferrari poniéndote a dieta, sino haciendo ejercicio y añadiéndole intensidad”.

Por eso, no te compares con nadie y SUPÉRATE.