¡Oxitocina! Por qué es tan importante socializarse y no es para hacer negocios…

O llamada hormona del amor, es curioso porque se potencia con el contacto físico.

En el estupendo libro Fitness revolucionario de Marcos Vázquez García se señala que la debilidad de los lazos sociales en el mundo moderno contribuye a las crecientes tasas de depresión y ansiedad, pero el peligro de la sociedad va mucho más allá. A corto plazo, la exclusión social activa el mismo circuito que el dolor físico, elevando la presión arterial y deprimiendo el sistema inmune. Esto explicaría por qué la mayoría de estudios encuentran asociación entre menor contacto social y mayor riesgo de casi cualquier enfermedad, desde cáncer a enfermedad coronaria.

Relacionarse supone un gran ejercicio para el cerebro, y sabemos que las capacidades cognitivas se deterioran rápidamente cuando las personas se aíslan, favoreciendo la aparición de enfermedades neurodegenerativas.

Por qué es tan importante socializarse

Por qué es tan importante socializarse

Multitud de estudios demuestran la importancia de nuestras conexiones sociales, pero el “Study of Adult Development” de Harvard merece una mención especial. Empezó a recopilar información sobre cientos de jóvenes en 1938, siguiéndoles a lo largo de sus vidas. Conforme el estudio avanzaba y los primeros participantes envejecían se hacía evidente un hecho sorprendente: las personas que estaban satisfechas con sus relaciones personales a los cincuenta años eran las que llegaban con mejor salud a los ochenta. Las relaciones personales eran más importantes que el nivel de colesterol, los genes, la clase social o inteligencia.

Otro hecho extremadamente llamativo es el caso de un pueblo de Pensilvania, en Estados Unidos. Su nombre era Roseto y sus tasas de infarto eran menos de la mitad que en el resto del país. Los cardiólogos no encontraban explicación porque los habitantes de Roseto no seguían ninguna recomendación. Al profundizar descubrieron que la clave está en que eran inmigrantes italianos, acostumbrados a ayudarse unos a otros ante el rechazo de pueblo vecinos. El efecto fue descrito en 1961 por el doctor Stewart Wolf, entonces jefe del departamento de Medicina de la Universidad de Oklahoma, con médicos locales que le comentaron el nivel infartos de miocardio en Roseto. Este hecho era rarísimo puesto que las costumbres de los ciudadanos eran, en términos generales:fumar cigarros sin filtro, se bebía vino con aparente abundancia en y bebidas gaseosas, habían abandonado la dieta mediterránea en favor de las albóndigas y las salchichas fritas.

Pues, de 1954 a 1961, en Roseto no hubo casi ningún ataque al corazón para el grupo de riesgo alto (según la media nacional) de hombres 55 a 64 años y el grupo de hombres mayores de 65 años disfrutó de un índice de muerte de un 1% mientras la media nacional era 2%. Además, los viudos fueron más numerosos que las viudas.

Aplicado a nuestro caso al deporte, busca tu hueco, tu gente, tu momento para en cualquier actividad física conocer gente y compartir experiencias. Los estudios y algunos ya se han señalado en otros blogs, demuestran que entrenar en grupo mejora el rendimiento, especialmente si estás debajo de la media, además de aumentar la liberación de endorfinas y reduce la percepción de dolor.