¿Puede ayudar o perjudicar el ejercicio físico durante el embarazo?

La práctica de ejercicio durante el embarazo ha sido motivo de discusión.

Antiguamente, las embarazadas eran vistas como vulnerables, a las que se prescribía reposo. Sin embargo, las investigaciones científicas de los últimos veinte años han avalado que el deporte supervisado, en personas no sedentarias antes del embarazo, genera numerosos beneficios para la salud no solo de la embarazada sino también del feto.

Tanto es así, que hoy deporte y embarazo son una combinación imprescindible, siempre bajo la valoración y supervisión del ginecólogo y del profesional de la medicina deportiva.

ejercicio fisico en embarazadas

ejercicio fisico en embarazadas

Durante el embarazo, salvo excepciones y contraindicaciones médicas, la mujer mantiene sus capacidades para realizar actividades físicas supervisadas, no sólo ligeras o moderadas sino incluso de intensidad media-alta, y no exclusivamente en etapas tempranas del periodo de gestación sino hasta alcanzar el término del mismo, como concluye esta investigación de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) de 2014.

Los expertos señalan, sin embargo, que la gestación no es el momento más idóneo para empezar a practicar deporte sin supervisión, y más de alto rendimiento, si anteriormente se vivía una vida completamente sedentaria y no se realizaba actividad física alguna. En estos casos, la moderación, que no el sedentarismo, resulta ser lo más acertado.

El Comité Olímpico Internacional (en adelante, “COI”) pidió que elaboraran un análisis a un grupo de expertos al respecto, pues muchas mujeres han competido embarazadas en la historia del olimpismo. Este informe, publicado en la Revista Británica del Deporte y la Medicina, concluyó que el deporte de alto rendimiento no parece dañar ni a la madre ni al feto.

No obstante, los mismos expertos también alertaron de ciertos riesgos potenciales ante situaciones propias del alto rendimiento durante el período de gestación, como los esfuerzos máximos (tareas con elevadas cargas y escasa recuperación), la abundancia de tareas de impacto, y, especialmente, la excesiva temperatura corporal materna generada por el ejercicio de alta intensidad.

ejercicio físico durante el embarazo

ejercicio físico durante el embarazo

Investigaciones realizadas sobre la relación entre deporte y la diabetes gestacional

En cuanto a estudios, son varias las investigaciones realizadas sobre la relación entre deporte y diabetes gestacional.

Entre ellas, destaca la elaborada por la Universidad de Alberta (Canadá), donde se experimentó con 32 mujeres que sufrían la patología, dividiéndolas en dos grupos: a unas se las trató solo con dieta y a otras, con dieta y ejercicio. Así, se comprobó cómo la combinación de control de la alimentación y ejercicio físico reduce la necesidad de insulina en mujeres embarazadas que han desarrollado este tipo de diabetes.

Otro estudio señala que mujeres que realizan ejercicio aeróbico de entre 30 y 60 minutos, entre 2 y 7 veces por semana, tuvieron un menor riesgo de sufrir desórdenes hipertensivos, especialmente de hipertensión gestacional. El estudio incluyó a 5075 mujeres. También ha arrojado una incidencia de cesárea un 16% menor en el grupo que realizó actividad física.

Una actriz famosa contaba su experiencia en un libro donde decía:

no solo es que hacer ejercicio en esta época rebaja mucho alguno de los síntomas más pesados del embarazo (como las náuseas, los calambres, el cansancio o el dolor de lumbares), sino que además una vez das a luz y te recuperas, acabas con mejor cuerpo que el que tenías antes de quedarte embarazada”.

Asimismo, señalaba que

“lo verdaderamente importante es continuar activa. Si el deporte forma parte de tu día a día, no lo dejes fuera en uno de los momentos más importantes de tu vida”.

Por otro lado, de acuerdo con un artículo publicado en la Revista Andaluza de Medicina del Deporte, los beneficios de hacer ejercicio durante el embarazo, entre otros son:

Para la madre

  • evitan el dolor de espalda baja
  • mejoran las capacidades metabólicas y cardiopulmonares y reducen el riesgo de padecer diabetes gestacional
  • favorecen los procesos del parto
  • controlan la ganancia de peso de la madre
  • mejoran la tolerancia a la ansiedad y la depresión

Para el feto

En general, se considera que en mujeres sanas, que continúan haciendo esfuerzos moderados, no hay peligro para la salud de feto.