Que pereza ir al gimnasio a las 7 am… ¿merece la pena de verdad?

Si puedes, SI.
Miguel Garber, cardiólogo y especialista en medicina deportiva, recomienda en un artículo digital que

“un ayuno máximo de 12 horas y no realizarlo antes de un entrenamiento anaeróbico (actividades breves basadas en la fuerza, con deuda de oxígeno). A partir de las 12 horas de ayuno el entrenamiento puede resultar perjudicial”.

Ir al gimnasio a las 7 am

Ir al gimnasio a las 7 am

Es primordial saber que el cuerpo se sirve de tres fuentes de energía: proteína, carbohidratos y grasa.
Los carbohidratos se descomponen rápidamente en glucosa, la fuente de energía preferida del cuerpo. La glucosa viaja a través de la sangre y se almacena como glucógeno en los músculos y en el hígado. Es una fuente rápida de energía y es esencial durante actividades de alta intensidad.
Las grasas empiezan a utilizarse a los 20 o 30 minutos después de iniciada la actividad y a intensidades de carrera moderadas-bajas. Margarita Pérez, catedrática de Fisiología del Ejercicio en la Universidad Europea, explica que

«elejercicio en ayunas estimula la lipólisis y la oxidación de grasas periféricas».

Asimismo, Marcos Vázquez García, en su magnifico libro “Fitness revolucionario” señala que muchos atletas de resistencia están siguiendo protocolos como “train low, compete high”, incorporan sesiones de entrenamiento con bajo glucógeno muscular para mejorar su eficiencia a la hora de quemar grasa, nuestra principal reserva energética. Al mejorar su quema de grasa, conservan más glucógeno, aguantando mejor en la competición. Los días previos a la carrera rellena el glucógeno consumiendo más carbohidrato, llegando a la prueba con lo mejor de ambos mundos: eficiencia en la quema de grasa y combustible de glucógeno lleno.
Así, en un estudio después de ayunar 29 días durante el Ramadán, los sujetos que habían entrenado con el estómago vacío redujeron más su porcentaje de grasa corporal que los que habían entrenado después de comer, incluso habiendo ingerido la misma cantidad de calorías.

Formas de quemar grasa

Este mismo autor establece que hay diversas formas de lograr la quema de grasa:

  • Entrenar antes de desayunar. Pero, bebe al menos 100 ml antes de tu entrenamiento. Si el líquido frío no te sienta bien de buena mañana, puedes optar por algo caliente. El té negro y el té verde pueden mejorar la sensibilidad a la insulina, estimular el metabolismo y promover la pérdida de peso.
  • Otra opción es dormir con poco glucógeno por la noche. Puedes realizar sesión HIIT por la tarde, sin cenar carbohidrato, acostándote con glucógeno bajo. Al día siguiente temprano, antes de desayunar realizas una sesión aeróbica más suave.
  • Por último, realizar dos sesiones de entrenamiento algún día, seguidas o separadas por pocas horas sin incluir carbohidratos en el período de medio.

Por último, hay que recordar que son estrategias para utilizar de vez en cuando, no como regla general, pero para ello es preciso adaptar la planificación a un objetivo, por ejemplo, si la prioridad es ganar masa muscular, tendrás mejores resultados entrenando con algo más de glucógeno muscular.